viernes, 11 de febrero de 2011

Cine y Deporte: Titanes, hicieron historia

Esta cinta del año 2000, curiosamente producida por Disney como otras muchas películas sobre hazañas deportivas (El Milagro, Invincible Somos los mejores, etc.), trata sobre la integración de dos grupos humanos, sobre cómo se debe crear un equipo y cómo desmontar dos culturas para lograr que nazca una nueva y compartida filosofía de juego. Una cinta muy actual en esta época de fusiones y adquisiciones en la que se encuentra el tejido empresarial.

La película rememora un hecho real que ocurrió en 1971 cuando el proceso de integración racial obliga a dos institutos de Alexandría (Virgina), uno sólo de blancos y uno sólo de negros, a fusionarse, y por tanto también sus equipos de fútbol americano. Para complicar más la situación en esta pequeña ciudad pero gran apasionada de este deporte, la nueva dirección decide poner al frente del equipo (Los Titanes) a un entrenador negro Herman Boone (interpretado la solvencia habitual de Denzel Washington), relegando a un segundo puesto al entrenador del equipo de los blancos (encarnado por el ya veterano, aunque poco conocido, Will Patton que le da una buena réplica a Denzel, logrando una química interesante).

La historia está bien contada y logra, como se debe pedir a cualquier película de este género, movilizar las emociones del espectador, especialmente de los aficionados al deporte.

Muchas son las lecturas que se pueden hacer de “Titanes”, pero a mí me gustaría centrarme en lo bien que narra las dificultades de integrar dos equipos de personas para conseguir hacerles sentir uno sólo, con su propia identidad, con los mismos objetivos y con los mismos valores.

Habla muy bien de la necesidad de que los líderes se pongan al servicio de todo el nuevo equipo, y no sólo de los que hasta el día anterior eran sus compañeros. Me contaba un directivo de una entidad financiera que se encuentra actualmente en un proceso de fusión, que cuando estaban configurando el nuevo equipo de dirección, el líder de otra de las organizaciones le dijo “Esto no puede ser el comité de dirección tiene 8 (de 12) personas de tu organización”. A lo que este magnífico profesional le contesto “Te confundes, este equipo está formado por las 12 mejores personas del nuevo proyecto, porque mi organización dejó de existir en el momento en el que nos fusionamos”. Una inercia que cuesta vencer. Un respeto y una autoridad que hay que volver a ganarse con una parte del equipo, sin perderla con las que fueron tus personas. Un proceso complicado que no va a ser entendido por algunos, y que cómo en la película, no tendrán más remedio que salir del proyecto.

El proceso no es fácil, pero el método del entrenador Herman Boone es efectivo: se los lleva a hacer la pretemporada fuera de la ciudad, establece nuevas normas, aplica un estilo de dirección intransigente con las falta de respeto hacia el resto del equipo, trata de múltiples formas, algunas racionales, otras inconscientes y otras muy emocionales de crear vínculos entre los jóvenes jugadores, formas de forzar la relación y el conocimiento de los diferentes jugadores.

Ecuanimidad y exigencia. Empatía y resiliencia. Estrategia y corazón. Centrarse en las personas, en las personas y más en las personas (Y mucho menos en los procedimientos, el sistema de juego o la tecnología). Probablemente estos podrían los ser ingredientes para ser un buen líder, pero sin duda son las piezas claves en un proceso de integración.

Una receta cuasi perfecta que se podría resumir en "Respeto". En palabras del auténtico Herman Boone. "Siempre he creído en el respeto. Me enseñaron a respetar al hombre, sus creencias, su cultura, su espacio. Sean cuales sean sus principios, sé que debo tratar con respeto a todo el mundo. Esa ha sisdo siempre mi regla de oro y la de todos los equipos que he entrenado”.


martes, 1 de febrero de 2011

¿Qué libros de deporte leería?

En Fútbol: Fenómeno de Fenómenos (@fenomdfenom) hay un apartado dedicado a Fútbol y Literatura en el que recomendamos muchos libros relacionados con el mundo del balompié, la mayoría de los cuales se pueden clasificar en alguna de las siguientes categorías: Biografías (de jugadores o entrenadores), Historia (del deporte, clubes, campeonatos), Rivalidades (Derbis Madrid-Baça, Betis-Sevilla...), Fenómenos extradeportivos (influencia en política, economía, sociedad...) o Curiosidades y anécdotas, entre otros. Hoy, sin embargo, quiero recomendar 10 libros variados realizados por protagonistas de diferentes deportes, bastantes de ellos de reciente aparición. Aquí van:

1. Todos mis hermanos, de Manel Estiarte. El mejor jugador de waterpolo español, bautizado como el Jordan del agua, participante en 6 Juegos Olímpicos (oro en el 96 y plata en 92) y Premio Príncipe de Asturias del Deporte en 2001, cuenta su trayectoria deportiva y no deportiva en este relato donde se apuntan claves interesantes para la gestión de equipos. Hoy día Manel es Director de Relaciones Institucionales del FC Barcelona.

2. Capitanes, de Luis Villarejo. Excelente relato de uno de los periodistas deportivos que lleva más años al pié del cañón. La obra se centra en lo que son los entresijos de la gestión de un vestuario y más concretamente en la figura del capitán como hombre de peso que ejerce de referencia y aglutinador de voluntades. Cañizares dice: “Ser capitán tiene dos momentos alegres: el día que te nombran y el día que lo dejas”.

3. Rafa Nadal. Crónica de un fenómeno, de Jaume Pujol–Galceran y Manel Serras Vila. Magnífica obra en la que participa toda la familia del deportista contanto sus orígenes, su evolución y trayectoria hasta llegar a ser el número uno del mundo, y donde se pueden extraer muchos valores (tanto de Rafa, como de su tío Toni y resto de gente que hay detrás) de aplicación para la vida misma.

4. Jugar con el corazón, de Xesco Espar. "El éxito en el deporte no se persigue, sino que se atrae por quien te conviertes día a día". El propio jugador dice: "A pesar de que la esclavitud fue abolida ya hace tiempo, hoy en dia ha aparecido una forma mucho más sutil de esclavitud: la falta de confianza en nosotros mismo, que nos lleva a actuar como recurso de los demás". El ex jugador y entrenador de balonmano reflexiona a través de su experiencia sobre múltiples temas.

5. Antes de que se me olvide, de Juan Manuel López Iturriaga. Con la guasa que le caracteriza, Itu cuenta su periplo por el mundo del basket y su vida una vez abandonada las canchas. Crónicas algunas conocidas ("como mi elevado coeficiente intelectual") y otras no tanto ("como que estuve liado con Fernando Martín, mito por excelencia del baloncesto español"). Un relato imprescindible para pasárselo bien.

6. 336 historias del fútbol mundial, de Alfredo Relaño. La fina pluma del Director del Diario As, nos deja un relato por día del año sobre muchas cuestiones desconocidas para la mayoría de la gente. ¿Sabe Vd. que el penalti nació en la disputa del Trofeo Ramón de Carranza en Cádiz? ¿O que el Manchester y el Liverpool, rivales encarnizados, amañaron un partido para que el primero no descendiera?

7. Abrazos y zancadillas, de José Javier Santos. Un libro que merece la pena para conocer la sala de máquinas de la profesión periodística. Abrazos (momentos buenos) y zancadillas (momentos duros). Filtraciones, confidencias, noticias que no se pueden dar, luchas de poder en los medios... Un relato desde dentro (JJ Santos lleva 30 años de profesión) y curiosidades varias, como cuando se filtró en 2000 un informe de jugadores de Pirri, pero éste previendo que ocurriría, puso una errata diferente en todas las copias que hizo a sus colaboradores para saber quién se lo dio a los periodistas.

8. Fiebre en las gradas, de Nick Hornby. Un clásico que luego fue llevado al cine en 1997 por David Evans, en el que se relata la historia de un aficionado al Arsenal (es autobiográfico en parte), y cómo las victorias y derrotas de los gunners (cañoneros) influye en su vida personal. Las anécdotas y situaciones cómicas son variopintas.

9. Fútbol. Una religión laica en busca de Dios, de Manuel Vázquez Montalbán. Uno de los escritores y periodistas que mejor ha diseccionado el fútbol en todas sus facetas: deportiva, política, social... Un libro a título póstumo en el que como dice el autor "el fútbol calificado de opio del pueblo en tiempos de las dictaduras se ha convertido en la droga dura de las democracias".

10. Basuketoboru, de Eduardo Schell (@eduardoschell) y Eugenio de Andrés (@rrhhpersonas). No es fácil conocer las claves que rigen la gestión de equipos tanto dentro como fuera del vestuario. Este tándem, uno del periodismo (Eduardo) y otro de la empresa (Eugenio), entrevistaron a los campeones del mundo de baloncesto en Japón 2006, para hablar de comunicación, liderazgo, gestión del éxito y el fracaso..
Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails