martes, 20 de septiembre de 2011

La Leyenda de una generación de leyenda


Bronce europeo en 2001, plata europea en 2003 y 2007 y dos oros europeos consecutivos (algo que nadie lograba desde Yugoslavia en 95 y 97) en 2009 y 2011. A esto hay que añadir la plata olímpica de 2008 y el oro mundial de 2006. Siete medallas y una única palabra para describirlo: leyenda.

La Leyenda de los Juniors de Oro. Esa que empieza, como recuerda Berni Rodríguez en el libro 'Basuketoboru', la selección española de baloncesto desvela las claves del equipo perfecto, en una habitación algo cochambrosa en Varna. Allí, los júniors se proclamaron campeones de Europa y un año después del mundo. Allí estaban Pau, Navarro y Felipe. Calderón se lo perdió por lesión. También estaban otros como Raúl López, Cabezas y Antonio Bueno que han ido apareciendo y desapareciendo de la absoluta.

Desde que empezaran a forjar la leyenda en el 98 no han parado de conseguir éxitos siendo un ejemplo dentro y fuera de la cancha para el deporte, la sociedad y la empresa con una interminable lista de valores por bandera como el sacrificio, el esfuerzo, la ilusión, el compromiso, el respeto y el trabajo en equipo apoyada como no en el talento y la calidad del individuo que lo pone al servicio del colectivo.

Los Juniors de Oro se han convertido en Seniors de Oro sabiendo transmitir sus valores a los jugadores de distintas generaciones que se han ido uniendo a la piña como Rudy, Marc, Sergio Llull y Rodríguez, Mumbrú, Claver, Suárez, Sada, San Emeterio, Ibaka etc. Los fueron heredando de los herreros, rodríguez, reyes, angulos y que también vivieron los Jimenez o Garbajosa, de una generación intermedia que se mimetizó a la perfección con el bloque más joven desde la experiencia.

FOTO: RAFA CASAL @casalfoto

jueves, 15 de septiembre de 2011

El gesto de Navarro


España volvió a activar el #modocampeon ante Eslovenia tras un irregular primer tiempo y selló su pase para semifinales (no falla a esta cita desde 1999) y se medirá a la sorprendente Macedonia que eliminó a la anfitriona Lituania, ese rival que Francia quiso evitar a toda costa con su planteamiento rácano ante España. ¿Seguirá pensando Collett que su planteamiento fue el correcto?

Ante Eslovenia una vez más fue el triunfo del equipo, pero hay que destacar a Juan Carlos Navarro. "Billy Wilder" diría de él Trueba en los Oscar seguramente. Con 17 pts en el tercer cuarto rompió el partido para España con una actuación antológica. Y en pleno recital me quedo con un gesto. El que tuvo con José Manuel Calderón. El base estaba a um gran nivel cuando Dragic dejó su pie para que el español se lesionara al tirar un triple.

Navarro explotó. Se encaró con los eslovenos (espectacular foto de Rafa Casal @casalfoto). Como capitán defendió a los suyos con autoridad. Se preocupó por su compañero y le vengó a continuación en la cancha. Aniquiló a Eslovenia. Y cada triple, cada canasta dejaba dos mensajes claros: 1. Calde está va por ti, 2. Dragic eso no se hace y ahora sí que no os vamos a dejar que os metais en el partido.

Una actuación de Oscar. Propia de Billy Wilder.

#ModoCampeonActivado #undiamenosparaeloro

foto de Rafa Casal @casalfoto

lunes, 12 de septiembre de 2011

¿Especular es de débiles o inteligentes?


La aplastante victoria de España ante Francia tras una segunda parte excelente dejó un ligero sabor amargo por el planteamiento de Collet. El galo decidió no alinear a Tony Parker ni a Noah (luego dijo que tenían problemas físicos) y dio pocos minutos a otras dos estrellas como Diaw y Batum para jugársela con los menos habituales. Planteamiento más que extraño teniendo en cuenta que en juego estaba la primera plaza del grupo antes del cruce de cuartos. España, no especuló. Y ganó.

Ser primero o segundo tenía su lado bueno y el malo. Acabar primero te emparejaba con Eslovenia en cuartos (salvo milagro de Finlandia) y en semifinal con Lituania, anfitriona, si ambas selecciones llegan. Lo bueno, es el descanso de dos dias hasta el miércoles y el jueves libre entre cuartos y semifinal. Lo malo, el anfitrión y miedo a una emboscada.

Ser segundo te emparejaba automáticamente el jueves con Grecia, tercera del otro lado, y sin apenas tiempo de descanso, el viernes una semifinal ante Rusia, primera del otro grupo y que se ha mostrado muy fuerte hasta ahora.

Francia, lejos de jugársela con España echó cuentas. Miró más allá de los cuartos. Escogió su camino. Algo que ha sido muy criticado. ¿Es lícito? Un informe médico avalaría al técnico galo y su planteamiento táctico en la primera mitad le valió para sorprender a España.

España, no especuló. ¿Hizo bien? ¿Se equivocó? El tiempo dirá en función del resultado final. Pero queda claro una cosa: España se siente fuerte, no mira al rival ni los cruces porque mentalmente está fuerte. Respetan, pero no temen. Que tengan miedo otros. Francia hizo planteamiento de equipo de mentalidad débil. O fue muy astuto, según se mire.

España quería el primer puesto para jugar el miércoles y no el jueves para tener un día de descanso antes de semis. Lo logró. Sacó su objetivo adelante. Sin importar las consecuencias. Síntoma de fortaleza.

sábado, 10 de septiembre de 2011

El bikini de Ricky


"Las estadísticas son como un bikini. te dejan ver, pero no lo más importante". La frase es de Boza Maljkovic, vaca sagrada del basket Europeo y actual seleccionador de Eslovenia. Era una de esas frases de cabecera que siempre repetía bien en Split, Limoges, Málaga, Madrid o por donde pasara.El mensaje es claro: el basket no son sólo estadísticas. Un actuación no se puede medir por los puntos que uno anota. Hay más.

Y en ese capítulo aparece Ricky Rubio. El universo twitter se empeña en recalcar que no anota, que ha perdido confianza en su tiro, que no es una amenaza exterior, que le flotan las defensas etc etc. Una parte, es verdad. Él mismo lo reconoce. Y también que no puede obsesionar se con el tema. También es verdad que trabaja este problema, que ya puede ser más mental y psicológico que otra cosa, porque calidad le sobra a raudales.

Pese a su 5/12 en tiros de dos y 0/9 desde el perímetro, la presencia de Ricky en la selección se me antoja sencillamente indispensable. Es un jugador totalmente distinto Calderón y ambos se complementan a la perfección. La decisiva labor de desgaste, acoso y derribo sobre Teodosic ante Serbia es una prueba de ello. Ricky es magia, osadía, diversión, otro punto de vista, imaginación y el que lanza a la selección a la contra. También, como se vio ante Alemania es defensa. Su defensa sobre Schaffardzik y Hamman fue brillante pese a que se recalque que su par se le fue tres veces. De todos sus 'errores', Alemania sólo anotó cinco puntos. Y fue clave en la defensa de ayudas sobre Nowitzki. Puesto a elegir un verdugo, mejor que se la juegue el base o el escolta de turno que Nowitzki. Pero los críticos obviarán este dato. Hay mucha fobia. Mucho interés en ciertas críticas. Insisto, el inicio de segundo cuarto ante Alemania con Ricky y el tramo final de partido fue decisivo.

Luego, llegó la labor de 'complementación' con Calderón ante Teodosic. Y el domingo tocará Francia. Otra dura prueba con Parker y DeColo.

Lo importante, triples o no al margen, es la suma de Ricky al grupo y lo que aporta. "Ricky ha reboteado, ha asistido, ha robado balones. Ha demostrado que puede ser un grandísimo jugador con cero puntos. Debe entender que la importancia que tiene en este equipo no es necesariamente la de anotar. Ricky ha estado fantástico pese a anotar cero puntos. Son los intangibles que da. Este partido reforzará su confianza. Su importancia en este equipo no ha de pasar necesariamente por anotar puntos", recalcó Scariolo sin faltarle nada la razón.

Con Ricky enchufado ("Sé mis ventajas y mis debilidades, y mi mejor rendimiento va a venir solo. Tengo que jugar como en el último cuarto de hoy. Cuando entren algunos tiros, todo irá más rodado", dice), hay un relevo de garantías en el puesto de base para Calderón y a esta dupla se suma Sada. Incluso Llull podría hacerlo, pero aquí hace de dos y falso tres en el perímetro junto a Navarro, Rudy y San Emeterio. Ya van siete. Otros dos de otro planeta como los Gasol: nueve. Felipe e Ibaka, once. Y Claver, con rol muy marginal, el número 12 para completar un cuerpo al que le sienta tan bien el bikini como el trikini o un bañador años 20. Por que lo que importa es el envoltorio final, no si a uno el bañador le marca más o menos. La cuestión es poner el talento al servicio del colectivo

lunes, 5 de septiembre de 2011

Contextualizando una derrota


En el país de la izquierda o la derecha y del negro o del blanco, suceden estas cosas: no hay término medio. Un día eres un Dios. Al siguiente apestas. No se contextualiza. Ni se tienen en cuenta distintas consideraciones. Es lo que hay. Con predilección por el tremendismo. Y así nos va.

La selección española de baloncesto, como era de esperar, tampoco iba a salir indemne de esta ruleta rusa sin balas de fogueo: pasó de super favorita en la presentación allá por finales de julio, condición que se refrendó por batir en amistosos a Eslovenia, Bulgaria, Australia y Lituania, luego despertó dudas por perder un amistoso con Lituania en Lituania y se recuperó el cartel social de gran favorito al inicio del torneo. Las sufridas victorias ante rivales de menor calado como Polonia y Portugal reabrieron las dudas y debates interesados. La victoria ante Gran Bretaña calmó algunas voces críticas. La memorable victoria ante Lituania con una primera parte de ensueño catapultó a España al Olimpo de la canasta y la derrota a continuación ante Turquía la ha bajado a los infiernos.

De pronto, los dioses son diablos tuertos y cojos. De traca.

Yo digo:
Lo dijimos el primer día: España crecería durante el torneo y apretaría el acelerador. Respondió ante Lituania y ante Turquía ofreció una doble cara. Una puntualización: Pau Gasol era baja por esguince de tobillo. Quítenle a cualquier selección/equipo a su mejor jugador. A partir de ahí hablamos. pero un equipo es más que un jugador y que la suma de sus individualidades. Se vio en la primera parte. Los jugadores dieron un paso al frente. Una primera parte muy sólida, muy seria, sin apenas fisuras y con un gran trabajo de equipo ante una Turquía que partía en las quinielas como una de las candidatas al título y que pasa por ser vigente subcampeona del mundo. Es decir, no es un grupo de amigos.

En la segunda parte llegó una pájara, se dejaron de hacer las cosas como en la primera parte y se acusaron la acumulación de minutos de juego: Marc, Ibaka y Reyes tuvieron que hacer su trabajo y el de Pau. Se notó. Se dejo de circular el balón y el aro empequeñeció. Crisis física, mental y anímica que acabó con apenas dos puntos en todo el último cuarto y derrota. Victoria de Turquía que dos horas antes no sabía si hacer las maletas ya que dependía de que Polonia no ganara. Salvo el colapso final, España jugó a un buen nivel: más la primera mitad. Pero hace falta un plus. Que todos terminen de aportar. Cada uno en su rol.

¿Cual es el verdadero nivel de esta selección? ¿Lo que se vió ante Lituania, Turquía o Polonia/Portugal? Si se olvidan fobias y prejuicios y se busca el análisis y la mesura daremos con el término medio: España a un gran nivel es inalcanzable y sin su gran estrella también es una selección de altísimo nivel. Pero contextualizar no interesa.

Insisto. #undiamenosparaeloro

PD: Foto de Rafa Casal (@casalfoto)

domingo, 4 de septiembre de 2011

España activa el modo campeón

Lituania. Primer rival de entidad de España. Fue aniquilada en una primera parte memorable que quedará para el recuerdo con una exhibición superlativa de baloncesto tanto en ataque (62 puntos) como en defensa (encajando 36 puntos ante una de las grandes favoritas al oro). España rozó la perfección con una memorable actuación a la altura de la final olímpica de Pekín 2008 y la de Japón 2008. Con dos apuntes: en China se puso en jaque a la renovada versión de EE.UU. y en el Mundial se hizo sin Pau. Da igual. El show de España ante Lituania fue para enmarcar. Justo cuando se cumplen #cincoañosdeloro.

Fue el primer gran test ante un rival que aspira a todo. Y España respondió por todo lo alto. Cuanto mayor es la exigencia, mayor es la respuesta: salió enchufada desde el calentamiento (no como ante Polonia y Portugal, rivales infinitamente inferiores) y dio una auténtica lección de juego en equipo, esfuerzo colectivo, sacrificio, compromiso, ayuda al compañero, compenetración e implicación.

Fue todo un puñetazo en la mesa. Un mensaje a los rivales. España activó el modo campeón. Y lo hizo sin tener que recurrir a Pau en el primer cuarto. Otros referentes, como Calderón, asumieron un rol mayor. Se crecieron. Y se vinieron arriba.Y las rotaciones mantuvieron el nivel. Todos sumaron. Llull lo resumió a la perfección tras el partido: "Aquí todos sabemos cual es nuestro rol y lo que es importante es que los actores secundarios cada vez estamos sumando más y vamos ayudando".

Y entre la euforia colectiva por el clinic baloncestístico que pudo acabar en sangría de puntos, apareció la mesura. El mensaje del equipo, del gupo, fue único, alto y claro y perfectamente puede estar resumido en las palabras de Scariolo: "Hemos jugado muy bien pero no hay que ceder a la euforia. Lo importante es que este es un grupo muy cohesionado y en el que todos estamos muy enganchados"

sábado, 3 de septiembre de 2011

#Cincoañosdeloro y el Equipo Perfecto


3 de septiembre de 2006. #cincoañosdeloro. Una fecha que cambió nuestras vidas: España se proclamó campeona del mundo de baloncesto tras un inmaculado torneo en Japón. Nació la leyenda de la ÑBA, un equipo perfectamente conjuntado plagado de talento capaz de superar todo tipo de dificultades desde la unión, el sacrificio, el esfuerzo, el compromiso y la ilusión. Un equipo formado por 12 jugadores capaces de moverse como uno solo que se convirtió en un espejo en el que mirarse en lo deportivo, en lo humano y en lo profesional.

Ellos 12 y los invisibles que les rodearon (ese grupo de trabajadores indispensables que no atraían los focos pero que eran clave para que la maquinaria estuviera perfectamente engrasada: cuepo técnico, ayudantes, físios, delegado, preparador físico y todo el organigrama de la FEB) provocaron el 'parto' de 'Basuketoboru', un libro en el que los héroes de Japón desvelaban las claves para triunfar dentro y fuera de la cancha en el plano deportivo y empresarial.

Con la ayuda de más de 500 entrevistados variopintos del mundo del deporte (jugadores, entrenadores, directivos y presidentes) y empresarial, dimos con los 12 valores fundamentales para crear un grupo de trabajo de éxito en lo deportivo y en lo empresarial. Los 12 héroes de Japón representaban esos valores que siguen vigentes hoy en día. Más que nunca, se puede aprender del deporte.

Capacidad de sacrificio Marc Gasol: "Ser parte de la Selección es un orgullo y uno hace lo que haga falta para poder formar parte de este grupo. Si el seleccionador me pide que me dé 100 cabezazos contra un muro, pues voy y lo hago. Es más, me doy 200".

• Ilusión Sergio Rodríguez: "Siempre intento mirar el lado positivo de las cosas por negativa que sea la situación. Analizo lo que pasa y aprendo de lo que me sucede. Ha habido momentos duros pero al final te queda la satisfacción de sobreponerte. La cancha es mi terapia").

• Competitividad Juan Carlos Navarro:"En la Selección hay muchas veces que están mis otros cuatro compañeros trabajando muy duro en la cancha para que yo pueda anotar o conseguir situaciones ventajosas de tiro e intento devolverles la confianza y el trabajo realizado con puntos".

• Espíritu de trabajo Carlos Jiménez:"Es fundamental que todos los miembros del equipo trabajen en la misma línea y que prime el trabajo en equipo. Es fundamental que prime el interés colectivo sobre el individual para el buen funcionamiento".

• Profesionalidad (Rudy Fernández: "Estoy siempre a disposición de lo que me pida el equipo y el seleccionador. Un jugador, por muy bueno que sea, no puede ganar un partido. Necesita siempre el apoyo y la contribución del equipo".

• Compromiso Garbajosa: "El mejor equipo está compuesto por los doce que, como equipo, más rendimiento puedan dar. Puede que seas el máximo anotador de tu equipo pero en la Selección te pueden pedir que te centres más en defender y puede que juegues menos, pero lo haces y ya está, sin malo rollos".

• Actitud positiva Berni Rodríguez: "En un equipo, tan importante es el que mete 30 puntos como el que juega un minuto. Todos contribuyen y lo que cada uno aporta, por poco que parezca aparentemente, es cave para el buen funcionamiento del equipo".

• Generosidad Álex Mumbrú: "Si veo que un compañero tiene un mal día o le cuesta hacer algo, le digo 'no te preocupes que ya lo hago yo por '. Sabes que esto es hoy por ti mañana por mí y sé que en la Selección siempre tendré un compañero dispuesto a ayudarme".

• Lealtad José Manuel Calderón: "Da igual si juego 2 ó 35 minutos y da igual si anoto 2 ó 25 puntos. Lo importante es que el equipo gane. El baloncesto es un deporte de equipo en el que las individualidades no bastan para ganar".

• Entrega Felipe Reyes: "Nadie se debe de conformar con lo que ha logrado. El conformista nunca llega a nada en la vida. Yo estoy listo para hacer el papel que se me pida. Mi único objetivo es intentar ayudar y hacer mejor a mi equipo, porque esto es un deporte de equipo".

• Disciplina Carlos Cabezas: "Cada vez se te pide y exige más. A mi me encantan los retos y trabajo para mejorar y crecer como jugador cada día y hacerlo lo mejor posible".

• Humildad Pau Gasol: "Agradezco los elogios, es bonito que reconozcan tu juego, pero sólo me gusta que se reconozca el éxito individual cuando está relacionado con el éxito del equipo. El baloncesto es un deporte de equipo y sin tus compañeros no eres nadie".

PD. Gracias a Rafa Casal @casalfoto por la excelente fotografía que nos sirvió para ilustrar la portada. Una imagen que representa lo que ha e ser un equipo.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Rudy y la prueba del tres


Luol Deng, alero sudanés de 2,06 de los Chicago Bulls e internacional con Gran Bretaña. Esta era la primera prueba de fuego (medio/bajo) de la selección española de baloncesto. Descartado Carlos Suárez (esto es otro debate-yo le habría llevado-), Sergio Scariolo decidió afrontar el Eurobasket de Lituania sin un '3' alto y entre algunos aficionados cundió el pánico y que cierto sector crítico aprovechó sin dudar: ¿Pero cómo se va a defender a un equipo con un alero alto si no tenemos?

A la primera, se ha visto como: Se ha aprovechado la rapidez de Rudy y su mayor explosividad en algunas facetas de juego para intentar detener a este portentoso alero. El resultado, tremendamente positivo: victoria, que era lo importante, y Deng se quedó en 17 puntos con apenas 4 canastas en 14 intentos en juego. Nada mal. Rudy, muy motivado se anticipó al pase, no dejó que recibiera y cuando éste se hacía con el balón estaba preparada la trampa: si penetraba a canasta ahí le esperaban los dos Gasol o uno de ellos con Ibaka.

Es decir, se defendió atacando y con un trabajo en EQUIPO, como twitteabamos antes del partido, con un esfuerzo colectivo. Se defendió atacando, con actitud. Se subió un paso. Importante de cara a Lituania y Turquía.

jueves, 1 de septiembre de 2011

El compromiso de Felipe

Cada año, algunas de las estrellas y jugadores relevantes de cada selección se cae/borra/renuncia a jugar. Salvo lesión, no es el caso de España. Destaca el compromiso de los jugadores, ese orgullo de pertenencia y ese constante deseo por querer estar ahí y por pertenecer al grupo. Todo un ejemplo a seguir dentro y fuera de la cancha en equipos y empresas. La razón: orgullo de pertenencia, el saberse valorado y cuidado. La implicación es máxima. Ha llevado años de trabajo ha dado sus frutos.

Por esto quiero detenerme hoy en la figura de Felipe Reyes, ejemplo de sacrifico, esfuerzo, trabajo en equipo y por poner su talento de especialista al servicio del grupo. Un jugador que huye de los focos y que es indispensable en este colectivo.

A escasos días del inicio del Eurobasket, falleció su padre, un personaje también clave en la formación del llamado club España: primero con Alfonso y luego con Felipe, siempre estuvo con ellos, les inculcó los valores y él y Lola fueron auténticos MVP en la grada con el resto de la familia. Se formó una gran familia. Y se le echa de menos.

Pese a la impactante noticia, Felipe ha querido estar con sus compañeros, con el grupo. Es uno de ellos. Siempre ha estado ahí. Desde los juniors de oro. Y ante Portugal fue uno de los más destacados: luchador incansable, fajador bajo los aros, pelea cada balón, cada rebote, se deja la piel en cada jugada. Un ejemplo. Para todos
Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails